Xavi genio y figura

Xavi se despide al final de la temporada. Si no hubiera sido Xavi ya estaría destituido, Pero terminara la temporada, Por ser una Leyenda del Barcelona siendo uno de los mejores jugadores en la historia del Barcelona. Ha sido un pilar fundamental en el mejor Barcelona de la historia. Como futbolista, Xavi forma parte esencial de la historia tanto del Barcelona como de la selección española. y por eso el Club de sus amores esta teniendo esa consideración con el, al contrario de la prensa y propios aficionados. donde el pasado ya es historia y no se puede vivir añorando un el pasado ignorando el presente

Aunque Xavi ha logrado ganar una Liga y una Supercopa en dos años, se esperaba que siguiera los pasos de figuras legendarias como Cruyff y Guardiola. Sin embargo, su inicio ya presentaba desafíos, ya que no contaba con el mismo conjunto de jugadores que tenían Cruyff y Guardiola en sus respectivas etapas. y en el Barcelona solo vale ganar, ganar y volver a ganar, el nivel de exigencia es muy alto.

En el FC Barcelona, es una cantera de las mejores del mundo. Sin embargo, la realidad es que no surge un talento extraordinario como Messi, Xavi, Iniesta o Puyol cada pocos años. La prensa y la afición a menudo etiquetan a cada joven debutante como el próximo Messi o Xavi, generando una presión innecesaria. Así sucedió con Ansu Fati, tildado como el heredero de Messi, y con Lamine Yamal, considerado el nuevo Messi. Aunque la cantera produce buenos jugadores, forzar comparaciones solo perjudica a los jóvenes, ya que ser el próximo Messi es algo muy difícil.


Todo esto, ya sea para bien o para mal, ha impactado a Xavi. En el año 2002, se gestaba el nacimiento del mejor Barcelona de la historia, con el inicio del juego tiki-taka que cautivó a los fanáticos del fútbol. En ese momento, el Barcelona ocupaba el sexto lugar en la liga y carecía de identidad. La llegada de Laporta como presidente, contra todo pronóstico, marcó un cambio. Messi, entrenaba en La Masia; Xavi ya formaba parte del primer equipo. Ese mismo año, un joven Andrés Iniesta debutó, Puyol ya estaba consolidado, y Rijkaard asumió como entrenador. Con la llegada de Ronaldinho, se tejía el mejor Barcelona de la historia. Repetir esa hazaña resulta extremadamente difícil. Las comparaciones pueden ser odiosas, porque lo que logró el Barcelona en ese momento cautivó al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *